fbpx

BACK STAGE: ¿Cuándo empecé a viajar sola? (Parte 1)

Publicado por Mizu en

En medio de mi viaje por Norteamérica recibí un mensaje de Facebook donde una conocida del colegio me invitaba a participar en un artículo de su revista.
Ya algunos vieron la publicación de LA REVISTA de “EL UNIVERSO” pero lo que no saben es que este artículo era mucho más profundo de lo que fue publicado.

Jun 27, 2017 Hola Lissette, gracias por tu interés en participar en esta nota =). La idea del artículo es contar relatos de mujeres que viajan solas, acompañados de recomendaciones de seguridad y bienestar. Te paso las preguntas para que me puedas comentar tus anécdotas:

¿Cuándo empezaste a viajar sola, por qué lo hiciste, qué te empujó a hacerlo? ¿cómo lo tomaron tus familiares, tus amigos?

No fue una decisión de la noche a la mañana. Es larga la historia de porque comencé a viajar y aquí va:
Hace 3 años me enamoré de alguien que no me quiso lo suficiente para tratar que yo le agrade a su familia, fue una de esas relaciones dolorosas donde vienen y van constantemente, luego de meses de estar así cortamos y a las dos semanas me había reemplazado por una chica que apenas conocía pero era aceptada por su familia. Yo entré en rabia, es que todas las mujeres somos así en esos momentos. Me enojaba saber q prefería una relación a distancia que estar conmigo, ella vivía en Monterey y viajaba cada dos meses a verla.
Por febrero de esa año salió  una promoción GYE-MEX-GYE por 185 dólares y la tomé, me dije “Si él la pasó bien en México pues yo la pasaré mejor!”, No soy perfecta, solo soy mujer.

Compré el boleto para el feriado de noviembre, mi jefe me había dicho que para esa época si me daba vacaciones.
Me la pasé enojadísima 3 meses, cada día me sentía físicamente peor, cada día me dolía más el estómago, al punto que un día ya no podía caminar. Mi puesto de trabajo parecía farmacia de abuelita, hierbas vitaminas y menjurjes adornaban mi escritorio. Ya ni las frutas que comía religiosamente en las mañanas me hacían bien. Luego de varias visitas constantes al IEES y malos diagnósticos en un intento de rehacer mis exámenes médicos descubrieron que tenía cálculos liposos en la vesícula.

Entré a emergencias y me quitaron el órgano, al despertar no había nadie en la habitación. Veo a través de la puerta a mi amigo Iván Sierra hablar con las enfermeras, lo saludo entre un dolor inmenso y una clara infección a la garganta que no me permitía hablar (muy aparte que no debía hablar por la cirugía), “Así que has tenido el hígado de mujer de 55 años” me dijo. Mi corazón dejó de palpitar en ese momento y él al ver mi cara negó todo, dijo que era una broma. Pues no lo era, mi amigo no sabía que él era la primera persona que veía al despertar y nadie me había dado la noticia.

“El hígado es un órgano noble que se cura con buena alimentación” nunca supe cómo pude haberme enfermado así puesto que yo siempre comía sano, sin grasa y sin sal luego de la enfermedad de mi mamá en el 2004, desde ese año llevo una dieta de enfermo renal para compartir su enfermedad.

Siempre le tuve miedo a la idea de morir, de pequeña fui a un psicólogo para que me ayude con los shocks repentinos pero nunca lo logró, a los 19 años me convertí en Católica y los shocks desaparecieron. En el 2010 me había enfermado de algo similar y tuve que abandonar la universidad por un año. Sentía que no importa lo q hiciera la muerte llegaría a mi pronto.

Los siguientes meses fueron la muerte para mí, me prohibieron comer de todo. Ya no tenía dolores pero mi dieta era la más fea que pudieras encontrar. Al llegar la fecha de mis vacaciones recursos humanos me indicó no poderme dar vacaciones, por lo traumático de mi situación yo las necesitaba. Sabía las consecuencias de renunciar al puesto y oportunidades que yo tenía mientras trabajara para esa empresa. Renuncié sin mirar atrás.

Al principio viaje por Couchsurfing, era mi primera vez viajando envés de hospedar gente. No encontré a una persona en Ciudad de México que me diera confianza para viajar pero un chico mexicano, que no hospedé en Guayaquil pero lo llevé a conocer mi ciudad, me consiguió un Host.
Luego vi que los pasajes a Cancún no pasaban los 50 dólares (compra anticipada) y me lancé a comprarlo, el pasaje era con mucha restricción de equipaje asique anduve sin equipaje documentado durante todo este viaje. En Cancún tampoco encontré un Host que me diera la confianza para viajar, pero una persona en Playa del Carmen me convenció para quedarme todo el tiempo ahí, incluso al darse cuenta de mi miedo me fue a recoger al aeropuerto. Ahora ya sé cómo llegar a Playa del Carmen sola pero el miedo era más grande que la razón en ese entonces, todos me decían lo fácil que era llegar en bus.

Mi primera aventura a rivera maya fue mitad couchsurfer y mitad turista. Si bien me ahorre en hospedaje, lo gaste en los parques de Xcaret. Fui a Xcaret y a Xplor, en este último conocí a mi siguiente novio. Quien me convenció de no regresar a Ecuador en la fecha de mi vuelo, cambie 3 veces mi vuelo pagando 140 dólares de multa cada vez hasta q aprendí a dejar el boleto abierto. Mi viaje por 9 días a la Rivera Maya  se transformó en 2 meses por México. Mi plan era ir a vivir a México pero regresé a ecuador a hacer un poco más de dólares antes de cambiarme de país. En el intermedio cortamos la relación y desistí del tema. Era junio, estaba desempleada, la industria en la que trabajaba de fue al caño luego del terremoto. Sabía que no encontraría trabajo en mucho tiempo, así que volver a viajar no sonaba mala idea. “El último viaje” dije hace 9 meses.

Desde esta última salida de ecuador he recorrido: Los Ángeles, San Diego, Yosemite, San Francisco, Mountain High, Mohave Desert, Las Vegas, El gran cañón, Bakersfield, Riverside, montañismo en lugares que no recuerdo ni el nombre, Boston, New York, Cancun, Tulum, Holbox, Mérida, Progreso, Playa del Carmen, Majahual, Bacalar, Veracruz, Xalapa, Tuxla, el cañón del sumidero, en Comitan me crucé caminando a Guatemala, Ciudad de México y regrese a Los Ángeles donde hago estación hasta partir al siguiente viaje. Estacionarme en Los Ángeles es estratégico, tantos por las personas que conoces como por lo barato de los pasajes aéreos al ser un aeropuerto tan visitado.Yo nunca he sido de tener muchos amigos, soy super desapegada. Nadie influenció en mi.
Aunque no me he vuelto a chequear de salud, me siento bien! Llena de vida!

La entrevista continúa en el siguiente post.

Categorías: EntrevistaTravel

1 Comment

sign · julio 16, 2019 a las 11:03 PM

Do you mind if I quote a couple of your articles
as long as I provide credit and sources back to your site?
My blog site is in the exact same niche as yours and my visitors would really
benefit from a lot of the information you provide here.
Please let me know if this okay with you. Cheers!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_MXEspañol de México
en_USEnglish es_MXEspañol de México